Kaaaixoo!

Gaur goizean oso goiz altzatu gara, 7etan hain zuzen ere. Gosaltzera joan garenean paper bat ikusi dugu atean 3 ordu geroago geratuko ginela gosaltzeko esanez, orduan lo egitera bueltatu gara.

Gero, Plovdiv herrira joan gara eta bertan yinkana bat egin dugu, Plovdiv-eko Kapana auzoaren graffiti pilo bat bilatzen, ta argazki originalak egiten.

Hori bukatu eta gero, denbora librea izan dugu erosketak egiteko eta jatera joan garenean pizza goxo-goxo bat aurkitu dugu eta gure aurpegia guztia esan du.

Ostean, bero izugarria geneukanez ur-jolasak egin ditugu pixka bat refreskatzeko, eta ibaira hurbildu gara super “planchazo” txapelketa burutzeko, zelako farreak bota ditugu.

Azkenik, arropa guztiz aldatu dugu eta afaltzera joan gara denbora luze ibili ostean. Jaten haria ginela, Bulgariako ikasle bat etorri da eta berarekin hitz egiten egon gara.

Eguna bukatzeko izozki bat hartu dugu eta sari bezala denbora pixka bat utzi digute gure kabuz egoteko, eta horregatik karaoke batean bukatu dugu. Oraindik gehiago ibili eta gero, etxera ailegatu gara, zelako egun ederra!

Garazi eta Andrea.

 

 

 

¡Buenas noches!

El día de hoy ha comenzado con una graciosísima broma, de nuestros queridos monitores, antes de desayunar para coger fuerzas para afrontar un gran día.

Con nuestro humor mañanero nos hemos dirigido a conocer más a fondo el pueblo en el que dormimos todos los días.

Nada más llegar hemos realizado una prueba la cual ha consistido en encontrar y fotografiar varios de los graffitis que se encuentran en Plovdiv, junto con una foto original en el anfiteatro.

Después de haber corrido durante un largo tiempo hemos disfrutado de las pizzas que tanto ansiábamos y nos merecíamos. Para bajar la comida hemos estado haciendo alguna compra en el rato libre que nos han dejado.

Como ha hecho tantísimo calor, han decidido que la prueba de hoy iba a ser acuática. Aunque no os lo creáis, nos hemos puesto en bañador y bikini en medio de la plaza del ayuntamiento.

Cuando parecía que todo iba bien han aparecido unos policías que no nos han dejado continuar, así que hemos tenido que finalizar la prueba en el río. Donde hemos pasado grandes momentos.

Después de todo esto se nos ha hecho un poco tarde y hemos tenido que ir a cenar un poquito lejos, al llegar al restaurante donde íbamos a cenar nos ha parecido un sitio muy bonito, donde hemos disfrutado de una típica cena búlgara.

Para bajar la “cena” hemos ido al centro de Plovdiv a comernos un helado riquísimo, y este día ha finalizado con todo el grupo cantando y bailando La Gasolina en un Karaoke. ¡Es lo que tienen estos viajes, están llenos de sorpresas!

Irati eta Arrieta.